“El PSOE ha usado como herramienta electoral el cierre de Sekurit y ha engañado a los trabajadores sin intentar siquiera solucionar el problema”, lamenta Llamazares

La portavoz del grupo municipal del PP de Avilés, y diputada nacional, Esther Llamazares, ha valorado hoy en “un breve repaso, cómo se ha gestionado políticamente la crisis surgida” tras el anuncio de Saint-Gobain del cierre de la planta de Sekurit de Avilés. A su juicio, “el PSOE ha usado el caso como herramienta de campaña electoral, ha engañado a los trabajadores y no ha hecho absolutamente nada tangible para solucionar o intentar solucionar el problema”.

 

Como ejemplo, ha dicho, “tenemos la última escenificación que vivimos, lamentable. Aprovechando una jornada para empresarios en Madrid, organizada por las cámaras de comercio asturianas, la alcaldesa de Avilés y el presidente del Principado escenificaron una reunión que no tenía ningún trasfondo con el ministro de Industria. Echaron de ella al alcalde de Castrillón y robaron tiempo a la jornada empresarial. Para nada. Para que un ministro saliera a decir que se reuniría con el CEO de la Saint-Gobain. Pero no lo hizo. Los trabajadores siguen esperando por saber algo de aquel encuentro anunciado que nunca se produjo. No se puede jugar así con ellos, ni con sus familias, ni con los territorios. Y eso es lo que han hecho durante todo este tiempo”, critica Llamazares.

 

La portavoz del grupo municipal ha pedido a los gobiernos local y regional “una política de Industria” para garantizar el futuro de la ciudad y de la región puesto que “el drama que se abre ahora es de los trabajadores, y de sus familias, pero también es de Avilés y de toda Asturias”.

 

La también diputada nacional ha recordado que desde el grupo popular “hemos estado en contacto constante con los trabajadores” que pedían “unidad de todos los partidos políticos” durante el proceso. En ese tiempo, indica la edil, “hicimos las aportaciones que consideramos oportunas y nos unimos a sus concentraciones, incluida la de las seis de la mañana. Nuestro apoyo ha sido máximo, nuestra comprensión total y nuestras reivindicaciones, las suyas”, pero el Gobierno “ha cometido un error nefasto y ha convertido este cierre en otro drama para la ciudad, y para Asturias”.

 

A juicio de Llamazares, “el PSOE ha hecho lo más feo que se puede hacer en política, usar el cierre de una industria para su campaña electoral. ¿Por qué? En dos meses no han tenido un solo momento para, ni la alcaldesa de Avilés, ni el presidente del Principado, de ir a la planta a reunirse con los trabajadores. Sólo una escenificación, la de la concentración que la plantilla convocó en la Plaza de España, y a la que salió la alcaldesa a escenificar no se sabe bien qué, y a no decirles la verdad. Su aportación para dirigir las negociaciones, dijo, era mantener una reunión con la Secretaria de Estado y el Comité de Empresa. Y no se hizo”, lamenta.

 

“Somos conscientes de que el Ayuntamiento no tiene competencia en materia de Industria y no podemos exigirle que paralice el cierre de una empresa, pero de los políticos, de los Gobiernos, se espera algo más que colocarse detrás de una pancarta. Que eso está muy bien, pero si el político tiene la misma capacidad que un trabajador, entonces tenemos un problema”, evidencia Llamazares.

 

“En el momento que empresa anuncia su cierre en Asturias la obligación del presidente del Principado es descolgar el teléfono y ponerse a funcionar. Pero sabíamos que poco iban a hacer teniendo en cuenta que este problema empezó en 2022, con un ERE anunciado por Saint-Gobain. Y era ahí cuando los gobiernos, el local y el regional, deberían haberse puesto a trabajar, haciendo un seguimiento, conociendo en profundidad lo que estaba sucediendo y cómo, políticamente, se podía ayudar a solucionar los problemas que llevaban a la empresa a esta deriva”.

 

Tal como ha denunciado Llamazares, “no podemos seguir perdiendo industria porque con ella perdemos un empleo de calidad que siempre hemos tenido en la comarca de Avilés. No vale decir que no se puede hacer nada. Debemos intentar hacer mucho y poner en ello todo el esfuerzo y los recursos. Sin embargo, el Presidente nos dijo el mismo día del anuncio de cierre de Sekurit que aquella mala noticia no podía tapar otras positivas. Para él, no importaba el cierre de una empresa porque ya iba a abrir otra. Es insultante. Lo es porque además es el Presidente y la Comunidad Autónoma es la responsable de Industria. Sin embargo, su papel fue decir que nos tenía que ayudar Europa, que ya ha puesto 160 millones de euros a disposición”, recuerda.

 

“Es incomprensible que ni alcaldesa ni presidente del Gobierno hayan tenido un hueco en su apretadísima agenda para saber el por qué de esta deslocalización. Entenderán que las empresas no se van por pataletas, ni por caprichos. Y deberán analizar, pensando ya en el futuro, qué hace que las empresas se vayan. Es muy grave que no haya habido ninguna gestión política en una crisis con una empresa”, reprocha. Es más, recuerda, “ya le dije tanto a la alcaldesa como al portavoz municipal que salir a insultar y a exigir públicamente a una empresa, pretender humillarla como hicieron, no nos lleva a ninguna parte ni, desde luego, no forma parte de ninguna política industrial que sea fructífera y próspera para un territorio”.

 

Parlamento Europeo

 

Llamazares ha cargado también contra el eurodiputado Jonás Fernández porque “nos vino a decir que su aportación era hacer una carta al Parlamento Europeo. Una carta a la que no convocó a los eurodiputados españoles para que la reforzaran, papel mojado, y mientras tanto trasladan a trabajadores falsas esperanzas en una situación dramática para todas sus familias”.

 

Con todo ello, “puesto que el drama va en aumento, me gustaría ver en algún momento una buena gestión de trabajo, salga o no adelante, un plan de querer salvar algo. Nos queda la planta de construcción, esperamos que en algún momento haya un mínimo interés para salvaguardar su futuro y permitir que continúe en Avilés. El futuro industrial se ve negro y si se sigue oscureciendo tendremos un problema grave en Avilés, en la comarca y en toda Asturias”.

 

Para Esther Llamazares “esto tiene que invitar a la reflexión, y no puede ser, bajo ningún concepto, que sean los falsos columnistas avilesinos subvencionados los que gestionen las crisis empresariales, los que apoyen al Gobierno en escaparates de extraños líderes de opinión, expertos o críticos de ventas de humo y salvadores de gobiernos socialistas. Con esos discursos que no muestran una realidad objetiva no vamos a vivir nadie. Los trabajadores de la empresa, menos”, zanja.

 

 

 

 

Déjanos un comentario

x  Powerful Protection for WordPress, from Shield Security
Este Sitio Está Protegido Por
Shield Security